El Templo de Debod es una construcción egipcia antigua que estaba originalmente en una pequeña localidad con el nombre de Debod a orillas del río Nilo.

Fue un regalo de Egipto a España en 1968, a cambio de la ayuda española, tras el llamamiento internacional realizado por la UNESCO, para salvar los templos de Nubia, Abu Simbel principalmente, en peligro debido a la construcción de la presa de Asuán.

Egipto donó cuatro de los templos salvados a distintas naciones aliadas que les ayudaron: a los Estados Unidos, Dendur (actualmente en el Museo Metropolitano de Nueva York), Ellesiya a Italia, Taffa a Holanda y Debod a España.

Templo de Debod está situado sobre una pequeña colina, al oeste de la Plaza de España, y al lado del Paseo del Pintor Rosales.

Tiene una historia de más de 2.200 años. Su parte más antigua fue construida bajo el faraón Ptolomeo IV Filópator, y posteriormente decorado por el rey nubio Adijalamani de Meroe entre 200-180 B C.