En el camino al Palacio Real y los Jardines de Sabatini, antes de salir de la zona del Templo de Debod, vemos otra imagen con la iluminación espectacular.