En la Plaza de Oriente de Madrid, se encuentra esta obra maestra, no sólo por su valor artístico, sino que también por sus características técnicas.  Esta es la primera escultura ecuestre donde el caballo, está en corveta, o sea que se sostiene sólo por sus patas traseras.

El equilibrio del caballo de la estatua de Felipe IV, fue realizada por Pietro Tacca en 1640, basada en 2 retratos del monarca creados por Velazquez.

Tacca empezó la escultura del caballo en bronce, en la postura clásica “al paso”, o apoyándose sobre tres patas.  La mayoría de las esculturas ecuestres de aquella época eran de esta forma, apoyada en las tres o cuatro patas del caballo.

Soportar todo el peso en la zona trasera, era un problema de difícil solución y se veía como imposible para todos, a excepción de Galileo Galilei.  Él propuso primero hacer la parte delantera hueca y la parte trasera maciza.  

Estatua Felipe IV en Plaza de Oriente
Estatua Felipe IV en Plaza de Oriente

Después Galileo ideó hacerla con una barra de acero dividida en tres, que iría desde el pecho hasta la cola del caballo y sus dos patas traseras.  De esta forma, la cola también quedaría sujeta a la base de la escultura, lo cual establece parte del secreto del equilibrio del caballo.

Enhanced by Zemanta